BANYOLES

El lago de Banyoles está circundado por una carretera de seis kilómetros, en la que se pueden apreciar imágenes insólitamente bellas como barcas perfiladas contra el horizonte o iglesias reflejadas en sus aguas.

GIRONA

De excursión en Banyoles

EXCURSIÓN POR SANT MIQUEL DE CAMPMAJOR

de excursión en banyoles

DURACIÓN

HASTA 3 h y 30 min

de excursión en banyoles

DIFICULTAD

Fácil

de excursión en banyoles

COTA MÁXIMA

400 m

de excursión en banyoles

El patrimonio monumental de esta comarca de Girona, la del Pla de l’estány, es básicamente de época medieval.

El románico tiene su mejor ejemplo en la iglesia de Santa Maria de Porqueres, del siglo XII, que se refleja en las aguas del lago.

Cerca, en el Mas del Castell, vemos dónde se levantaba el castillo de Porqueres, uno de los restos del dominio señorial.

En el amplio término municipal, más montañoso a poniente, hay una serie de masías y vecindarios.

En el pueblo de Pujarnol, por ejemplo, podemos visitar su antiguo castillo y un dolmen.

Y al Suroeste del lago, está el antiguo balneario de la Font Pudosa, que obtuvo mucho renombre.

Muy cerca de aquí y del lago hay parajes como Les Estunes, de gran valor geológico por sus grandes bloques de travertinos, separados por grietas y con huellas de fósiles.

El Pla de l’estány es una comarca especialmente rica en yacimientos prehistóricos.

Te recomendamos que visites Olot

La población data del Paleolítico Inferior, tal como lo demuestra el hallazgo de la Mandíbula de Banyoles, que perteneció a un neandertal y que se encontró en 1887 cerca del cementerio de Mata.

MÁS LAGOS en BANYOLES

En el Museu Arqueológic Comarcal de Banyoles se encuentran colecciones de materiales prehistóricos procedentes del yacimiento de Serinyá, del Paleolítico Superior, en la época ibérica, además de cerámica del siglo XIV al XVII y otras colecciones.

de excursión en banyoles

El pueblo de Banyoles se formó alrededor del monasterio benedictino de Sant Esteve (del siglo IX) que dominaba muchas parroquias y tierras del Pla.

Su lago, de origen cárstico y tectónico, constituye un fenómeno excepcional en Catalunya.

Antiguamente, está comarca había estado ocupada por otros lagos mucho más extensos, como lo demuestran los depósitos de rocas lacustres (travertínos) de Crespiá, Mata y Martís, de dos kilómetros de largo por 20 metros de profundidad y media.

Actualmente la superficie del lago ocupa un millón de metros cuadrados, de gran valor ecológico-turístico y escenario de deportes como el remo (fue sub sede de los Juegos Olímpicos de 1992) o la natación.

¿Qué hacer en Banyoles?

Qué visitar

Comprar alguna pieza escultórica de Xicu Cabanyes en su taller del Bosc Erótic de Can Ginebreda, que además posee un restaurante entre los pinos (Crta. de Porque-res, s/n ).

Donde comer

Comer la gastronomía local en el restáurant Can Xabanet (Piala del Carme, 24-27, Banyoles).

Donde dormir

Dormir frente al lago en el hotel Mirallac (Passeig Darder, 50, Banyoles), tiene cuatro estrellas.

de excursión en banyoles

La mejor ruta de excursión en Banyoles

Saliendo de Banyoles, y pasando por Porqueres, llegamos a Sant Miguel de Campmajor.

Un kilómetro después de esta población encontramos un camino a la derecha hacia Briolí.

Dejamos el coche en él y desde allí vemos el primer punto de interés de nuestro recorrido: el maravilloso puente románico que comunica ambas márgenes de la riera de Campmajor.

Comenzamos a caminar hacia el Noreste, tomando la pista de la derecha, cruzamos el río y en el cruce seguimos por la izquierda, pasando junto a Casa Nova.

Rebasamos un riachuelo que cruza la ruta y cogemos el próximo camino a la derecha.

Seguimos recto en un cruce de cuatro caminos (30 minutos), hasta que a la derecha encontramos la masía abandonada de Can Guixeres.

El ascenso continúa hasta al Collet de Can Guixeres, en el punto más alto del itinerario, y tomarnos el camino de la izquierda.

Veinte minutos más y continuamos por el camino de la izquierda (1 h. 8 m.); y en unos seis metros, ante una nueva bifurcación, a la derecha.

En diez minutos seguimos la pista de la izquierda que, al cabo de seis minutos, se conviene en un pequeño sendero de bosque.

Este conecta con una pista, después de bajar durante cinco minutos una fuerte pendiente y nos dirigimos a la derecha, hacia el Norte (1 h. 30 m.).

Llegamos a una gran masía después de caminar unos 25 minutos y justo a su izquierda, tomamos un sendero mal conservado que nos acercará al río Ser.

Hasta aquí todo ha sido fácil, pero ahora tendremos que superar el río con pericia.

Seguimos por el margen del río unos 30 metros, en el sentido de la corriente.

Localizarnos un tramo donde el río es poco profundo y pedregoso.

Será por aquí por donde cruzaremos el Ser, bien por encima de las piedras o quitándonos el calzado.

Las aguas son claras y sanas, pero cíclicamente se suceden algunas avenidas y la erosión puede variar la configuración de la ribera.

En el otro lado del río encontramos un pequeño camino, que tomamos al Oeste en sentido opuesto a la corriente.

Este sendero tiende a alejarse del río, mientras supera pequeñas feixes de conreu.

Conectamos con una pista forestal (2 h. 30 m.) y la reseguimos en la misma dirección que llevamos, hacia el Oeste (a la izquierda).

Esto nos conduce a la ermita de Sant Esteve de Briolí, pequeño reducto románico que invita a descansar en el tranquilo valle.

El retorno es claro y evidente: dejando el camino de la ermita y cogiendo la pista en dirección al Suroeste.

En unos 35 minutos llegamos al barrio de La Roca, donde termina la excursión (3 h 30 m.).

Face  –  Twit  –  Insta

Suscríbete a nuestra Newsletter

caminatas cataluña fin de semana

¿Quieres más?

Déjanos tu correo electrónico para que puedas tener toda la información y no te pierdas de nada.