GUISSONA

En los alrededores de Guissona, concretamente al Noreste, se encuentra la Obra de Fluviit, un palacio renacentista que fué construido entre 1505 y 1514. Había de servir como sede episcopal, pero nunca llegó a acabarse. actualmente, se halla en un auténtico estado ruinoso.

LLEIDA

Visitamos Guissona

EXCURSIÓN DESDE TORÁ DE RIUBREGÓS

visitamos guissona

DURACIÓN

HASTA 3 h y 18 min

visitamos guissona

DIFICULTAD

Fácil

visitamos guissona

COTA MÁXIMA

848 m

guissona

Guissona, situada en el centro de la comarca de la Segarra se encuentra entre las cuencas del Llobregós y del Sió.

La población preside una amplia planicie, la Plana de Guissona, y se considera que se formó en la Edad de Hierro (195 a.C.), ya que han aparecido importantes vestigios que lo confirman.

Los romanos convirtieron Guissona en municipio, conservando el antiguo nombre ibérico de leso.

Conserva parte de su muralla medieval con el Portal de l’Ángel como entrada, la plaza mayor porticada y sus calles enlosadas con edificios del siglo XVIII.

La fachada de su iglesia arciprestal de Santa Maria (1774) muestra la influencia de la Universidad de Cervera, como también te recomendamos visitar este santuario.

Vale la pena visitar su museo municipal, las fuentes termales y probar dulces y aguardientes.

Torá, al Noreste de la comarca, es la segunda ciudad de la Segarra, está sitúada en la Muntanya de l’Aguda, en el valle del Llobregós o Riubregós, y fue una importante ciudad a finales de la Edad Media.

Torá proviene del latín y es un derivado de Taurus, toro que vemos en su escudo.

Su iglesia de Sant Gil conserva muros de la época románica. Su Santuari de l’Aguda, también románico y con un abside lombardo, se erige en la sierra que enmarca la villa.

El pueblo tiene el encanto de su fuente pública, inaugurada por Alfonso XIII. En Torá se celebra la Festá del Roser en mayo, donde se baila el Ball de Priores, su fiesta mayor es el I de septiembre. En Guissona, en el primer domingo de septiembre.

visitamos guissona

¿Qué hacer en Guissona?

Qué visitar

Comprar en la centenaria pastelería Santa Eulária (Plaga Major, 634, Guissona).

Pruebe sus carquinyolis y sus morenetes de coco y almendra.

Donde comer

Comer en Cal Mines (Santa Margarita. 6, Guissona). Con restos de una necrópolis romana en los sótanos. O en la Fonda Santesmasses que es. desde 1500. la primera pensión (De la Font, 11-13, Guíssona). Conservan libros del 1700. los establos y unas destilerías semi enterradas.

Donde dormir

Dormir en el hotel Canciller (Passeig Balmes, s/n, Cervera). Dos estrellas.

castellers en guissona

La mejor ruta de excursión en Guissona

Te recomendamos visitar la ermita de la Mare de Déu de Pertusa en Ager.

Desde Torá cogemos la carretera 3.005 hacia Solsona y en el kilómetro 9a la altura de la ermita de Santa Maria, dejamos el coche e iniciamos la marcha.

Cincuenta metros más arriba encontramos a la derecha una pista muy marcada. que desciende al río de Pere Camps.

Encontramos un cruce en una curva. Seguimos a la izquierda, hacia una casa particular.

Continuamos por una senda que hay a la izquierda, con una torre abajo.

Encontramos un cruce de dos caminos: cualquiera nos lleva a la Torre de Vallferosa. Mirar desde ella la casa que hay ante nosotros, en un cerro, al otro lado del río. Se trata de Can Pujol, el próximo objetivo.

Seguimos por un sendero bajo la torre, hasta el río. Lo cruzamos por unas rocas y cogemos el camino a la derecha.

Antes de una valla con ganado, torcemos a la izquierda por un senderillo que sube a Can Pujol.

Llegamos y dejamos está casa en ruinas a la derecha. siguiendo la pista que vemos al llegar.

Y en dos cruces seguidos, a la izquierda, sin perder la pista, nos sitúamos en Mas Xisquella (55 m.).

Bordeamos la masía bajo ella; seguimos la pista de su izquierda hasta una bifurcación: continuamos a la izquierda, por una pista muy marcada.

Otra bifurcación y seguimos a la derecha, subiendo. Llegamos a los pueblos de Solé de Vall y Solé de Munt, en el Solsonés.

Saliendo del pueblo a la izquierda, transitamos cien metros por una carretera hasta irnos a la derecha por una pista a Can Torra.

Nos desviamos a la izquierda por la pista que sube de forma pronunciada y en seis minutos nos situamos en la ermita de Sant Salvador, donde está situado un punto geodésico, desde el que gozamos de unas buenas vistas (I h. 31 m.).

Seguimos la pista dejando la ermita a nuestra izquierda.

A partir de aquí la pista es más abrupta y desciende. Nos lleva directo a unos campos que bordearemos por su derecha y en 50 metros nos situamos en una pista muy marcada, que tomaremos a la derecha.

En siete minutos llegamos a Can Burrells y en siete más nos encontramos un desvío ante el que tomamos el camino de la derecha.

Para ello habremos de abrir y cerrar detrás de nosotros una valla de hierro que encierra vacas.

Poco después, en unos tres minutos, llegaremos a un cruce de cuatro caminos, contando el nuestro.

Seguiremos por el que encontramos a nuestra derecha, en dirección Suroeste, que transcurre cerca de unos campos.

Tres minutos más tarde volveremos a coger otro camino a nuestra derecha, donde hay otra valla de hierro que abriremos y cerraremos detrás de nosotros.

Ocho minutos más tarde, en un cruce de caminos, cogeremos el de nuestra derecha. en dirección Noroeste y con tendencia a subir.

Luego llegaremos a Can Les Traus, otra casa en ruinas (2 h. 4 m.).

Desde ella podemos observar Mas Xisque-lla, que es por donde debemos pasar por segunda vez.

Para llegar seguimos la pista y a los cuatro minutos encontramos una bifurcación: seguimos a la izquierda, siempre de bajada.

Nos reencontramos con Mas Xisquella en once minutos.

Volvemos a caminar por la pista anterior, está vez de regreso a Can Pujol (2 h. 30 m.).

La bajada al río la haremos siguiendo la pista que, en diecisiete minutos, nos encamina en paralelo al río.

Vamos a la derecha, hacia la torre. Debemos cruzar un campo vallado donde pastan tranquilamente vacas y toros, a los que no molestamos.

Abrimos y cerramos detrás de nosotros las dos vallas que hay que sobrepasar en nuestra ruta.

Volveremos a cruzar el río por donde lo habíamos hecho anteriormente y, pasando otra vez por la torre, cogeremos el camino de subida a la carretera, a la que llegaremos después de pasar otra vez por la casa particular y desviándonos entonces a la derecha.

En dieciocho minutos llegamos desde la torre hasta el coche, completando nuestra excursión (3 h 18 m).

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
senderismo online

Suscríbete a nuestra Newsletter