SANT JOAN DE LES ABADESSES

El monasterio de Sant Joan fue fundado por Guifrt el Pilós para dar cobijo espiritual a su hija Entina.

Este monasterio de abadesas benedictinas acaba por darle apellido al municipio.

GIRONA

Visitamos Sant Joan de les Abadesses

EXCURSIÓN DE OGASSA AL PUIG ESTELA

visitamos sant joan de les abadesses

DURACIÓN

HASTA 4 h y 50 min

visitamos sant joan de les abadesses

DIFICULTAD

Fácil

visitamos sant joan de les abadesses

COTA MÁXIMA

2.007 m

visitamos sant joan de les abadesses

La visita al Santuario de la Mare de Déu del Far, en la Selva, la iniciamos desde la salida 9 de la autopista A-7, en la población de Santa Colonia de Farners, capital de la comarca y pequeña patria de Salvador Espriu.

Prudenci Bertrana y Joaquim Ruyra hablaron de estas tierras de bosques, iglesias románicas, centros de excursiones y aguas termales.

Son famosas la legendaria fuente de Sant Salvador, las Termas Orión y el dulce local: tenles o barreis de capellá.

Sugerimos una visita al monasterio de Sant Joan de les Abadesses del siglo XII, de influencia occitana y monumento histórico artístico, que fue regido primero por monjas benedictinas y luego por agustinianos.

En su museo destaca el Drap Mortuori deis Abads, un bellísimo bordado del siglo XV.

Dejaremos Sant Joan, con su plaza mayor rodeada de edificios porticados, los restos de murallas y el puente gótico sobre el Ter y enfilaremos hacia el Norte por la carretera de Ogassa.

Este municipio se halla en la ladera Sur del Taga y la Serra Cavallera.

El pueblo, Surroca d’Ogassa, ocupa la colonia de las antiguas minas de carbón vegetal (hulla), explotadas desde 1840 hasta 1967.

Está zona, ideal para los excursionistas de montaña, destaca por sus dos antiguas parroquias románicas: Sant Martí d’Ogassa (del año 1024) y Sant Martí de Surroca (1104), más próxima al núcleo habitado y con un campanario agregado en el siglo XVI.

Del folclore de la zona resaltamos l’aplec de la Mare de Déu de França en Ogassa, que se celebra en el mes de julio, y la fiesta mayor de Sant Joan de les Abadesses, el día 24 de junio.

excursionistas de montaña

¿Qué hacer en Sant Joan de les Abadesses?

Qué visitar

Comprar en la pastelería Salvat (Comella, 9, Sant Joan de les Abadcsses).

La especialidad en la coca abadesa y los carquinyolis.

 

Donde comer

Comer en el restaurante Sant Pere (Mestre Andreu, 3, Sant Joan de les Abadcsses).

Este hostal-restaurante deleita con patatas rellenas, cabrito rústico, cazuela de rape o peus de porc.

Donde dormir

Dormir en el hotel Solana de Ter (Ctra. Barcelona-Ripoll. km. 104), un dos estrellas a dos kilómetros de Ripoll.

Con un buen restaurante, el hotel es relativamente nuevo.

visitamos sant joan de les abadesses

La mejor ruta de excursión excursión en Sant Joan de les Abadesses

Procedentes de Sant Joan de les Abadesses, accedemos hasta Ogassa en automóvil, tomando posteriormente la pista cimentada que nos conduce a la ermita de Sant Martí de Surroca a 1.235 metros de altitud.

Visitamos este monumento románico del siglo XII, en muy buen estado de conservación.

Pero iniciamos la excursión dejando el coche en el siguiente cruce, tras superar Can Picota, y siguiendo el camino que sube por la izquierda, en dirección a Can Bac de la Roda (25 minutos).

Antes dejaremos otro cruce a la derecha y pasaremos las ruinas de Can Casadet.

Muy cerca de Can Bac de la Roda brota una generosa fuente al margen del camino, donde llenaremos las cantimploras.

Siguiendo en sentido ascendente los senderos que discurren paralelamente a la izquierda del torrente, llegamos sin confusión al Pla de l’A-bat (1 hora 25 m.).

Encontramos una reducida cabaña de piedra que sirve de refugio improvisado en caso de lluvia.

Ascendiendo hacia el Oeste 25 minutos más, alcanzamos el Pla Cubilar, otro punto de posible descanso.

El dominio del valle se convierte en un espectáculo sensacional.

Ahora, no solo por el Sur, sino también por el precioso y verde valle del río Sagadell al Norte.

Seguimos caminando en dirección al punto más alto que aparece por el Oeste, remontando un suave lomo de prados hasta el Puig Estela, nuestro primer objetivo.

Desde sus 2.007 metros de altitud sobre él pise del mar con-templamos con admiración majestuosas vistas del Puigmal, el Puig de Balandrau, el Bastiments y la inconfundible cara sur del Canigo, un poco más al Nordeste.

Te recomendamos visitar el itinerario a Sant Martí de Sacalm.

El Taga, de morfología parecida, sería objeto de excursión si disponemos de más horas, pues bajando al Portal d’Ogassa y nuevamente cuesta arriba lo alcanzaríamos en casi una hora y media de caminata.

Tras saborear vistas del Ripollés y de las cimas pirenaicas, iniciamos el descenso deshaciendo el recorrido hacia el Este, hasta el Pla Cubilar.

Una vez aquí, sin perder el lomo de la montaña y marchando hacia el Nordeste, bajamos hasta el Coll de Pal (3 h m.).

Para reponer agua potable, encontraremos la Font de la Baga, diez minutos bajando hacia el Norte.

Los restos de una mina nos recuerdan la próspera actividad de la comarca en siglos anteriores.

Tomamos el sentido contrario, bajando hacia Levante por la pista de la Gran Jaca, rodeada por agradables pastos y praderas.

Al cabo de unos doce minutos, nos plantamos en el refugio de Montserrat (hay que respetar su buen estado).

Continuamos por la pista que bala hasta que nos desviamos por un atajo que empieza junto a un muro semi derrumbado, en medio de una brusca curva a la izquierda.

Entre matorrales, la senda nos conduce a Can Frare y. luego, de nuevo, a Can Bac de la Roda, tras cruzar el torrente. (4 h. 5 m).

La ruta se acaba otra vez antes de llegar a la ermita Sant Martí de Surroca, tras más de cuatro horas de ejercicio.

Face  –  Twit  –  Insta

Suscríbete a nuestra Newsletter

caminatas cataluña fin de semana

¿Quieres más?

Déjanos tu correo electrónico para que puedas tener toda la información y no te pierdas de nada.